Sostenibilidad

Bajo el lema de la calidad sostenible.

Para illycaffé calidad y sostenibilidad son una combinación inseparable: un producto excelente solo puede ser sostenible. Y la compañía entiende la sostenibilidad en su triple sentido: económico,social y medioambiental.

La sostenibilidad económica se busca precisamente a través de la creación de valor para todas las partes interesadas, desde los cultivadores al consumidor final. La sostenibilidad social se basa en el concepto de crecimiento personal y auto-realización. La sostenibilidad medioambiental se basa en el respeto por el ecosistema a través, entre otras, del uso de empaquetado reciclable y prácticas no contaminantes.

El desarrollo sostenible para illycaffé se materializa en un equilibrio constante entre mejora e innovación por un lado, y en responsabilidad hacia los demás y el medio ambiente por otro: un "equilibrio entre los actuales logros legítimos de la modernidad y la posibilidad para los que vienen después de nosotros de poder tener, como mínimo, las mismas oportunidades."

Durante los últimos veinte años illycaffé ha perfeccionado un sistema de relaciones directas con sus proveedores, basadas en tres pilaresseleccionar los mejores cultivadores de café, estableciendo en la medida de lo posible premios a la calidad; transferir a estos productores, a través de la Universidad del Café y el trabajo de campo de agrónomos especializados, todos los conocimientos obtenidos en 80 años de historia empresarial e investigación necesarias para alcanzar las cotas de excelencia requeridas por los estándares illy; adquirir la mejor producción directamente de los cultivadores, pagándoles precios superiores a los de mercado para recompensar la calidad del producto y fomentar la mejora constante.

illycaffé siempre ha sido una compañía de partes interesadas basada en la ética y dirigida a mejorar la calidad de vida. El concepto de calidad es fundamental en la filosofía de la empresa. Y la búsqueda constante de calidad pone en marcha un círculo virtuoso que crea valor para todas las partes interesadas implicadas, desde el cultivador hasta la taza del consumidor. 

Esta conducta ha significado el reconocimiento de la empresa, la primera en todo el mundo, con  el "Responsible Supply Chain Process" un Nuevo estándar abierto para empresas de todos los sectores que DNV (DetNorske Veritas - Garantía Empresarial) ha establecido para certificar la sostenibilidad de 360 grados a lo largo de toda la cadena de abastecimiento.


Cincuenta granos diferentes para un placer único.

La mezcla illy: el mejor café que la naturaleza puede ofrecer. 

Una fórmula alquímica, resultado de un riguroso proceso que tiene su origen en las tierras del café: América Central y del Sur, África e India. 

Es allí donde el mejor café Arábica, de diferentes proveniencias y variedades, es cuidadosamente seleccionado por los agrónomos y por los catadores de la empresa, para ser luego mezclado sabiamente con el objetivo de modular sus acordes en forma armoniosa.

El resultado es un líquido tropical de sabor y calidad inconfundibles, que enciende los sentidos, la mente y el corazón.







Para obtener este resultado, desde hace más de veinte años la política de aprovisionamiento de illycaffé se basa en tres pilares:

Seleccionar a los mejores productores

illycaffé busca la materia prima en las tierras donde crece el café. 

Allí, a través de los sus agrónomos y catadores, identifica a los mejores cultivadores locales, con los que instaura una relación de colaboración duradera y directa.

De la exigencia de identificar e incentivar el trabajo de los mejores cultivadores locales, ha nacido en Brasil el Premio Calidad: un instrumento que ha contribuido en forma determinante a crear en este país, caracterizado por una producción cuantitativamente significativa, la cultura del café de calidad. 

Compartir el conocimiento

illycaffé transmite a los productores la cultura empresarial, acumulada en muchos años de investigación y experiencia, formándolos en una producción de calidad, respetuosa del ambiente. El saber se comparte en forma circular, a través de un intercambio recíproco que genera beneficios para todos los involucrados.

Premiar la calidad

Para recompensar el esfuerzo demostrado en la búsqueda de un producto excelente, illycaffé garantiza siempre una ganancia a sus cultivadores. Es la única forma de obtener una producción realmente sostenible.

En efecto, illycaffé retribuye a los cultivadores de todo el mundo, estableciendo en cada caso un precio sostenible, que les permita obtener siempre una ganancia.

Al precio basado en la cotización del mercado internacional (NYSE), illycaffé añade un margen adecuado, que toma en cuenta los costes de producción y recompensa al cultivador por el mayor esfuerzo aplicado en la búsqueda de la calidad. 

Una ganancia garantizada y constante para los agricultores, que se refleja en modo positivo en toda la comunidad que gravita alrededor de la plantación: una recompensa justa y, al mismo tiempo, un incentivo para no abandonar la tierra.

Cincuenta granos diferentes para un placer único.

La innovación tecnológica, la salvaguarda del ambiente y la búsqueda constante de la excelencia, hacen único el sistema illy para la sostenibilidad.

Este resultado también se obtiene mediante el esfuerzo y el amor de los productores locales que, día a día, tanto en América Central y del Sur como en África e India, cultivan el café Arábica más preciado, que da origen a la mezcla illy.

En esta sección se recogen los testimonios de estas personas: pequeños cultivadores que, gracias a la cultura de la calidad, han ampliado su producción, respetando el ambiente y contribuyendo a generar bienestar para toda la comunidad.






La historia de un hombre que ama la belleza.

Edio Anacleto Mirando da Araponga —rostro curtido por el sol, manos ásperas y mirada bondadosa— obtuvo el primer premio a la mejor calidad de café en 2007: treinta mil dólares. 
¿Una cifra que le ha cambiado la vida? 
—No— responde tímidamente y sonríe—. He reinvertido casi todo en la plantación. Compré un secador mecánico y también le di algo a mi esposa, para nuestro hogar, y a mis dos hijos, porque deben estudiar. Yo sólo cursé hasta el tercer grado de primaria.

Edio Anacleto Mirando, el vencedor del primer premio illy para la mejor calidad del café en 2007 (imagen de Emiliano Mancuso / Grazia Neri)



Nos encontramos a 284 km del infierno metropolitano de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais. Aquí, la zona montañosa de Araponga está casi completamente cultivada. Es una zona semiárida, de tierra roja y polvorienta; pero en la fazenda de Edio, dominada por el monte Rosciedo, a más de mil metros, hay numerosos manantiales. 

Utilizando una de estas grandes fuentes, el cultivador ha construido un pequeño lago y, en el centro, una casita de techo alto que se parece vagamente a un templo budista: tal vez para granjearse la benevolencia del dios del agua o tal vez simplemente inspirado por su amor a la belleza.

¿Pero cómo nació la colaboración entre Edio e illy? 
En Araponga, inmersa en el parque de la Serra do Brigadeiro, se encuentra la Casa de los Agricultores y de los Criadores; aquí, durante una reunión, Edio toma conocimiento del Premio illy. 
“¿Por qué no?”, se pregunta, orgulloso de su café. 
El primer año Edio se ubica entre los primeros cincuenta. El segundo año (2007) llega primero, entre más de ochocientos participantes. 
Es la felicidad, el reconocimiento de su trabajo, su tenacidad y su esfuerzo para mantener la pequeña fazenda limpia y ordenada. 
En efecto, Edio es un verdadero artesano de la tierra: toma las semillas del café y las coloca en las macetas; las transplanta cada año hasta que la planta logra mantenerse erguida en el terreno. Reutiliza los desechos de la elaboración y los usa como fertilizantes naturales, porque a Edio no le agradan los productos químicos y siempre ha respetado el equilibrio de la naturaleza.

Este año Edio se propone aumentar un poco la producción, en particular la más preciada, que puede vender a illy por un importe muy superior al precio medio del mercado. 
—Pero no deseo aumentar demasiado —confiesa—. En caso contrario no podría controlar mis plantas una por una, como hago ahora. 
Lo que se dice amor por la tierra.

Cuando la calidad es un estilo de vida.

En la zona de Manhuacu, en la extremidad suroriental de Minas Gerais, el 70 % de la actividad agrícola está dedicada al cultivo del café. 
Pero como en el resto del mundo, también en esta zona la población se aglomera en los centros urbanos o a lo largo de la costa, abandonando la tierra. También por este motivo, es importante que el cultivador de café se sienta orgulloso de su producto e incentivado a no dejar las plantaciones. 

Los hermanos Dutra sienten por el café un amor desde hace mucho tiempo, que lo une a illy (imagen de Emiliano Mancuso / Grazia Neri)


Y es también la opción de los hermanos Dutra, que sienten un amor antiguo por el café.

Estamos a 1700 metros de altitud, bajo la cima del monte Tacuara Preta; las colinas circunstantes están cultivadas con café hasta donde alcanza la vista. Ednilson y Walter Dutra hablan de su padre, José, que trabajaba en la plantación y que, poco a poco, compró su tierra, transplantó cien plantas y siguió trabajando, ayudado por toda la familia.

Los hermanos Dutra nacieron precisamente en este lugar. Actualmente, Wagner, uno de sus cosechadores, está adquiriendo una parcela de tierra y dentro de algunos años también podrá tener su fazenda.
¿No hay competencia con los otros fazendeiros? 
—Cuantos más seamos, mejor. Porque logramos defender el producto y la calidad —responde Wagner—. Es una cultura que paga: debemos considerar que la demanda de café brasileño tiene un crecimiento anual del 1,5 %, pero la demanda de café de alta calidad alcanza porcentajes de casi el 10 %. Y ese dato crece constantemente.

Los hermanos Dutra estudiaron agronomía en Vicosa y frecuentaron la Universidad illy en San Pablo, siguiendo un curso precisamente sobre la calidad. También forman parte de la Asociación del Café de Minas Gerais, apoyados por los agrónomos illy del Green Coffee Department, avanzada triestina de la empresa.
Por el momento no han alcanzado las tres primeras posiciones del Premio Calidad, pero se han ubicado entre los primeros cincuenta. Y están satisfechos, ya que esta meta los llena de orgullo. 
También están muy satisfechos de su plantación: casi un cultivo biológico a todos los efectos, ya que, a estas altitudes, los antiparasitarios y las sustancias químicas no son necesarios.
¿Cuál es entonces el ingrediente esencial para una cosecha de primer nivel? —Un cuidado continuo —responden al unísono—.

Propietario de la plantación de café de mejor calidad de la última cosecha.

Sebastiao Afonso da Silva, cultivador de café de Cristina (Estado de Minas Gerais), es el ganador del primer premio de 30.000 dólares propuesto por illycaffé para el 18° Concurso de Calidad Ernesto illy para el Café Exprés.
Sebastião Afonso da Silva vive junto a sus catorce hermanos y a sus respectivas familias en la plantación de café, en las tradicionales casas de ladrillos construidas tiempo atrás por su padre.

(Imagen de Emiliano Mancuso / Grazia Neri)



En un principio, todos los miembros de la familia se dedicaban al cultivo de café, al que se sumaban los de arroz, judías, trigo y bananas; estos productos estaban destinados principalmente al consumo de la familia, mientras que el producto excedente era vendido para obtener medios de subsistencia.
Dado que el margen de ganancia del más importante de estos cultivos —el arroz— era muy reducido, después de sufrir pérdidas durante algunos meses, Sebastião decidió invertir en el café. 
La plantación de café logró un progresivo y gradual desarrollo, hasta convertirse en la segunda actividad más importante de la familia, a la que sus miembros dedicaban buena parte de su tiempo.
Era inevitable que la familia Silva decidiera dedicarse al cultivo de café de calidad: una decisión motivada, entre otras cosas, por la constitución de la cooperativa regional COCARIVE, dos años antes.
Sebastiao vendió a illycaffé el primer lote de café de calidad de la cosecha 2007/2008 —un volumen muy pequeño— con la marca de una tercera persona.
El año pasado decidió seguir personalmente la plantación de café, no permitiendo la participación de ninguno de sus hermanos y dedicándole el máximo cuidado y atención, decidido a producir el café de mejor calidad de Brasil.
—Es necesario que me ocupe personalmente, porque deseo comprender exactamente si funcionará o no —dijo—.
Después de sólo dos años, el pequeño cultivador de café de Cristina ha conquistado el premio anual más importante de illycaffé. 
—Es una gran emoción. Vender el café a illy es para mí motivo de gran satisfacción, y de eso soy perfectamente consciente —declaró con orgullo Sebastiaoo—.

La familia Legesse y la comunidad de cultivadores de café.

Etiopía, lugar de origen del café y fuente de aprovisionamiento del café de calidad de illy, es el segundo país más pobre del mundo, pero produce el mejor café de montaña de calidad Arábica “lavado” a nivel mundial. 
El mercado del café está constituido por pequeñísimos cultivadores que no tendrían posibilidad alguna de trabajar y exportar su producto si no contaran con un socio de apoyo a nivel central.

(Imagen de Emiliano Mancuso / Grazia Neri)



La familia Legesse ha sido elegida por illycaffé a principios de los años noventa como socio local al cual comprar café etíope. En todos estos años, illycaffé ha dado su apoyo a los Legesse, contribuyendo al desarrollo de la comunidad local de cultivadores de café y donando ‚¬ 50.000 como aporte para la reconstrucción de siete kilómetros de ruta a Kochere, cerca de Sisota, área adyacente a la principal estación de limpieza de café de los Legesse.
En 2008 illy se comprometió también a invertir ‚¬ 190.000 en tres años para la construcción de dos líneas eléctricas de aproximadamente 29 km (Yirgacheffe-Aricha-Edido, 18 km, y Chelelektu-Sisota, 11 km), que suministrarán energía eléctrica y luz a casi 60.000 personas. 
La colaboración instaurada entre illy y los Legesse ha sido de gran ayuda y apoyo a la comunidad local también en la construcción de pequeñas escuelas y en la organización de actividades deportivas para los jóvenes, así como en la construcción de dispensarios rurales, el suministro de medicamentos y la construcción de una estación nacional de radio y televisión y de una estación telefónica.

La declaración ambiental de illycaffé: compromiso y resultados.



La adhesión al reglamento EMAS exige a las empresas no sólo dotarse de un adecuado sistema de gestión ambiental, sino también divulgar en forma clara y transparente los resultados concretos de su trabajo y los compromisos asumidos para el futuro.
illycaffé redacta su primera declaración en 2004, en conformidad con el reglamento EMAS 761/2001, y la actualiza con los resultados obtenidos en el transcurso del tiempo.
Se trata de un documento en el que illycaffé abre las puertas de su establecimiento a todos sus interlocutores —empleados, instituciones, proveedores, prensa, ciudadanos—, expone su esfuerzo ambiental con datos y hechos, ofrece un informe sobre el avance de sus proyectos y anuncia los próximos objetivos.