Fondazione Ernesto illy

De la iniciativa de un empresario a la realidad de una marca que se ha convertido en símbolo de calidad

La Fondazione Ernesto illy, creada por illycaffé y abierta a otros asociados, ha sido instituida con el objetivo de desarrollar e incrementar el legado moral de Ernesto illy, hecho de ideas, actividades y propuestas. Su objetivo consiste en desarrollar el saber, la ética y la sostenibilidad, no solamente como valores absolutos, sino también como actividades empresariales, y considera la promoción de la investigación la estrategia más adecuada para perseguir la verdad y el progreso humano.

Las iniciativas de la Fundación se concentran principalmente en cuestiones éticas y de sostenibilidad, en la investigación científica y en la cultura del café. Los proyectos más significativos, emprendidos desde el nacimiento de la Fundación, son la Ernesto illy Trieste Science Prize, en colaboración con TWAS (WThird World Academy of Sciences) y el Máster en Economía y Ciencia del Café, en colaboración con las Universidades de Trieste y Udine, la SISA (Escuela Internacional Superior de Estudios Avanzados), el distrito del café de Trieste y el Consorcio de Biomedicina Molecular.

Anna Rossi illy, Presidenta honoraria de illycaffé , preside la Fundación. La vicepresidenta es su hija Anna, mientras que sus hijos - Francesco, Riccardo y Andrea - son miembros del Consejo de Administración. La Fundación es dirigida por Roberto Morelli, responsable también de la dirección Cultura del Café y de la Universidad del Café de illy.

A la Fondazione Ernesto illy también han adherido, en calidad de socios patrocinadores, la Universidad de San Pablo (Brasil), a través de la Fundacao Instituto de Administracao - PENSA, y la SISA (Escuela Internacional Superior de Estudios Avanzados) de Trieste, con las que la Fundación lleva adelante importantes proyectos de investigación.




Ernesto illy (1925 - 2008)

«Soy un cóctel de ciencia y business».

Así le gustaba definirse a Ernesto illy. Una frase simple —como él— que, sin embargo, leída entre líneas, revela la complejidad de su historia y su desmesurado deseo de innovar y experimentar.

Hijo de Francesco, fundador de illycaffé , Ernesto nace en Trieste el 18 de julio de 1925. Después de obtener la licenciatura en Química en la Universidad de Bolonia en 1947, contrae matrimonio con Anna Rossi en 1952.

En 1956 se convierte en copropietario y administrador de la empresa. Entre 1963 y 2005 es su Presidente y, posteriormente, Presidente Honorario.

Es uno de los fundadores de la Association Scientifique International du Café (actualmente Association for Science and Information on Coffee) y miembro de la Physiological Effects of Coffee.




Forma parte del Institute for Scientific Information on Coffee y preside el Coffee Promotion Commitee de la International Coffee Organization (ICO).

En 1994 es nombrado "Caballero del trabajo" y desde 1996 es presidente —reelegido varias veces—de Centromarca.

Ernesto illy ha revolucionado el cultivo del café en Brasil y en el mundo: en su búsqueda infatigable del exprés perfecto, ha incentivado la producción de café de excelente calidad y la constante inversión en investigación.

Conocido como "el Embajador del café", ha promovido el Premio Brasil de Qualidade do Café para Espresso, la Universidad del Café de Brasil y el Clube illy do Café: iniciativas que han servido de estímulo para instituciones públicas y privadas, no sólo en el sector del café.

Por este compromiso constante, en el transcurso de los años ha sido nombrado ciudadano honorario de las ciudades de Monte Carmelo, Venda Nova do Imigrantes y Araponga.

En 2004 recibe la más alta condecoración del Estado de Espírito Santo —la Comenda Jerônimo Monteiro— y, a propuesta de la Asociación Nacional del Café de Guatemala, en el mismo año se convierte en Comendador de la Orden «Flor del café».

En Italia, es pionero en la formulación de la idea sobre la que se basa el actual concepto de "branding".

En efecto, sostiene que la marca debe ser concebida y realizada en función de una promesa hecha al consumidor, y que la dimensión ética debe caracterizar no sólo a los negocios en general, sino también a la vida y a la actividad de las empresas.

En 2007 es designado por segunda vez como uno de los tres "sabios" de Confindustria (Confederación italiana de empresarios), con Luigi Attanasio y Antonio Bulgheroni, encargados de trazar las líneas programáticas y los posibles candidatos a la sucesión en los vértices de la asociación.

Nos queda su enseñanza: "La ética es la brújula de nuestro comportamiento".